Redes sociales y farmacia: las claves del éxito

Hace unos años las marcas se lanzaron a las redes sociales salvajemente, llamados por una especia de fiebre de oro llena de promesas de espectaculares beneficios, centenares de retuits y miles de fieles seguidores.

Pero, al igual que esa época acabó con buscadores frustrados y polvorientos, esta fiebre social terminó con perfiles abandonados y solitarios, en los que el máximo movimiento era el like del propio administrador.

Muchos acudieron a la llamada sin entender que las redes sociales son un canal de comunicación muy diferente a todos sus hermanos online, con unas necesidades muy características. Que la comunicación en ellas es un trabajo lento, de día a día, con altas dosis de empatía y conocimiento del público. Y más en el sector farmacia, donde esta labor se multiplica. Porque a priori parece más fácil compartir contenido creativo de las Oreo que hacer que todos tus contactos vean que tienes pie de atleta.

ENTONCES, ¿CÓMO PODEMOS HACER PARA QUE LOS PERFILES DE LAS MARCAS DEL SECTOR FARMACIA TENGAN TANTO ÉXITO COMO PARA CONVERTIRSE EN LOVE BRANDS?

Fácil. Con un duro y efectivo trabajo de estrategia, investigación, focalización de target e inversión en contenidos.

Para empezar hay que tener muy presente qué contenidos pretende consumir el usuario cuando se conecta a las redes sociales. Las principales razones son: cubrir la necesidad de información, de alimentar el ego, de “cotillear” sobre la familia, amigos y famosos, distraerse, aprender e inspirarse. Si queremos que las comunicaciones de nuestra marca tengan éxito tenemos que tener muy presente estas premisas y que nuestras publicaciones respondan a una o dos de estas necesidades. Cada campaña, comunicación, publicidad o promoción debe adaptarse a los requisitos de las redes sociales y debe replantearse desde el prisma del contenido de interés y del rol que quiere adquirir la marca como Social Brand.

Por eso, antes de empezar hay que hacer un trabajo de definición de Social Brand. Un proceso de thinking en el que se deciden cuestiones tan vitales como el papel de la marca en el entorno social, qué valores transmitirá, qué tono empleará, qué público quiere impactar y qué la diferenciará de la competencia.

Porque hay que tener bien claro que la competencia de nuestra marca está en las redes sociales y que, seguramente, lo está haciendo muy bien. Desde el departamento de comunicación hay que plantearse cuáles son los puntos fuertes, las cuestiones diferenciales, las sinergias, tradiciones y valores que sobresalgan respecto a los demás.

Un usuario clásico de redes sociales está sobresaturado de información y agradecerá cualquier comunicación que se salga de lo clásico y le llame la atención. Los buenos contenidos, esos que nos enganchan y recordamos no salen, normalmente, de un momento de inspiración, sino de una inversión racional y adecuada en creación de contenido de calidad. De creerse la tan famosa frase “el contenido es el rey”, apostar fuertemente por una estrategia de contenidos eficaz, además de confiar en el know-how del equipo de Social Media.

Un buen equipo de Social Media – otra de las patas fundamentales para el éxito en redes sociales y que daría para un segundo artículo – , ese que marca la diferencia respecto a los demás, debe tener la capacidad de ir aprendiendo y conociendo la comunidad con el trabajo de día a día y de reaccionar con la máxima rapidez posible a los millones de cambios que se producen diariamente en las redes sociales. La agilidad de adaptación a los cambios puede marcar momentos tan cruciales para una marca como ser el primero en apuntarse al próximo Ice Bucket Challenge y marcar una gran diferencia con respecto a la competencia.

También debemos recordar que las redes sociales son un medio de comunicación online y como tal hay que pagarlo. Ya pasó la época en la que con nada de inversión se conseguían muchísimos resultados. Hoy en día, para aparecer, hay que pagar. Además de conocer los algoritmos que, como el de Facebook, penaliza las publicaciones que no son promocionadas.

En el sector farmacia aún hay mucho terreno que explotar. Solo hay que hacer una búsqueda en Google para saber dónde acaba la gente que tiene dudas médicas o de salud y qué tipo de información recibe. Tenemos la oportunidad, y el deber, de aportar un contenido de rigor, profesional y veraz al usuario ávido de información y las redes sociales son el canal más directo para ello.

Elisenda Williams, Social Media Strategist, HC BCN

Ver artículo en AEAPS:

http://www.aeapsalud.es/blog/296-redes-sociales-y-farmacia-las-claves-del-exito


www.hc-bcn.com utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario, análisis, para obtener datos de navegación que son de utilidad así como para obtener datos estadísticos del uso de la web. Si continúa navegando consideramos que autoriza su uso.